Zugarramurdi, el pueblo de las brujas

Home / Zugarramurdi, el pueblo de las brujas

CON UN PAR… DE MALETAS

EN

ZUGARRAMURDI

 

 

 

Vamos a visitar Zugarramurdi, el famoso “pueblo de la brujas“, que lamentablemente entró en la historia porque durante el siglo XVII muchos de sus habitantes fueron acusados y condenados por la inquisición de practicar brujería y ensalzar al demonio.

Hay dos tipos de ideas esenciales de los turistas antes de la visita al pueblo. El primero, ver mujeres viejas volando con escobas y el segundo, que es una leyenda o mito y que en realidad no ha pasado.

Pero nada más lejos de la realidad, tenemos que cambiar la idea. Durante la visita comprenderemos de manera clara lo que sucedió en la zona hace casi 400 años.

El camino para llegar a las cuevas es encantador, entre frondosos bosques de hayas y robles.

Está ubicado en un entorno privilegiado, en pleno Valle del Baztán, lindando con la muga francesa.

Justo a la entrada del pueblo encontramos un parking habilitado bastante grande y lleno!! Tuvimos que dar un par de vueltas antes de conseguir aparcar.

Recomendamos intentar dejar el coche aquí, ya que el pueblo es muy pequeño y con apenas sitio para aparcar. Al lado de las cuevas también hay algunos aparcamientos, aunque un poco escasos.

Junto al parking hay un restaurante y también un merendero, por si te traes la comida desde casa.

Del parking a la cueva hay unos 500 metros.

Llegamos al casco urbano y decidimos visitar la iglesia antes que las cuevas, así que tomamos en camino de la derecha por la calle Lapiztegia.

Enseguida la angosta calle se empieza a ensanchar, ofreciéndonos en su final vistas a la Iglesia de la Asunción.

Esta iglesia data del siglo XVIII y fue parcialmente destruida por las tropas francesas en 1793. Posteriormente, durante el siglo XIX, fue reconstruida.

Intentamos entrar para ver su interior, pero estaba cerrado, así que nos tuvimos que conformar con verla y fotografiarla desde fuera.

Dimos un buen paseo por el centro del pueblo, contemplando las casas típicas de la zona y su peculiar arquitectura.

Frente a la iglesia hay varios restaurantes y bares donde poder tomar algo. El ambiente estaba bastante animado, ya que hacía muy buen día y las terrazas estaban llenas de gente.

Y sin liarnos mucho más, volvemos para tomar el camino a las cuevas.

Están situadas hacia el oeste del pueblo, en el camino que llega a la vecina localidad de Sara.

Y en 5 minutos caminando entre preciosas casas y extensos prados verdes llegamos al Museo de las Brujas de Zugarramurdi, punto de parada imprescindible antes de visitar las cuevas para conocer la verdadera historia de las brujas.

El edificio antiguamente fue un hospital, pero en el año 2007 lo habilitaron para abrirlo como museo.

Los horarios de apertura tanto del museo como de la cueva varían dependiendo de la temporada en la que se visite. Para más información recomendamos consultar su WEB.

El precio de entrada al museo es de 4,5€ adultos y 2€ niños.

El precio de entrada a la cueva es de 4€ adultos y 2€ niños.

Si se visitan ambas cosas, te hacen 1€ de descuento, así que museo+cueva=7,5€ adultos, 3€ niños.

En el museo comprenderemos la historia de las brujas, la mitología y las costumbres y rituales vascos a través de decorados y audiovisuales.

Se recomienda recorrer el museo de izquierda a derecha, para ir pasando cronológicamente por las diferentes fases de la historia.

En el primer piso podemos ver un modelo o idea de cómo fue y se vivió la brujería y la cacería de brujas en el pueblo de Zugarramurdi.

La primera imagen con la que nos encontramos es una calavera de un macho cabrío, colgada sobre una pared de fondo negro. Una impresión inicial, bastante tenebrosa…

La palabra Akelarre significa “prado del cabrón“. Se dice que este animal se transformaba en persona cuando se reunían las brujas. Así que según la leyenda, este macho cabrío sería el mismísimo diablo.

A continuación nos encontramos con un Bosque simbólico de columnas, homenaje a las víctimas del auto de fe de Logroño de 1610.

Más de medio centenar de personas de la comarca fueron acusadas por la Santa Inquisición de brujería y llevadas hasta Logroño para ser juzgadas.

Los resultado de las denuncias fueron: 21 inculpados de delitos menores, 21 indultados y 11 condenados a la hoguera.

En las columnas vemos la condena a la que se enfrentaron, junto a los nombres de los acusados, su edad y pueblo de origen.

 

Tras pasar el “Bosque de Columnas”, entramos en una sala donde se proyecta un vídeo documental de María de Ximildegi, El comienzo de la cacería de las brujas.

 

La siguiente parada es una representación del Monasterio de Urdax, muy importante en los hechos sucedidos en Zugarramurdi por la intervención de su abad, Fray León de Aranibar como confidente de la Inquisición.

A continuación se encuentra otro decorado representando la sala de juicios de la Sala de Inquisición.

Continuamos avanzando por los oscuros pasillos del museo hasta llegar a la siguiente parada, donde se exhibe la llegada de los inquisidores a la comarca y las arcaicas celdas en que eran transportados los presos hasta Logroño.

La exposición del primer piso concluye con el acto de fe de Logroño de 1610 y los juicios de las brujas de Zugarramurdi, el mayor proceso de brujería que ha tenido lugar en la historia.

En el segundo piso, la exposición trata de la brujería como sabiduría o conocimiento de la naturaleza y los mitos y leyendas entorno a ello.

 

La primera parada es en una pequeña sala donde se proyecta un audiovisual titulado: “Comprensión de la naturaleza“.

La segunda sala acoge una exposición sobre la mitología vasca. Prototipos, descripciones e interpretaciones sobre las divinidades paganas y seres mágicos de Euskal Herria.

Seguidamente, mediante fotografías, se muestran las costumbres de la época y la gran importancia que tenía la mujer en la sociedad.

El siguiente alto en el camino, es uno de los que más nos gustó y nos llamó a atención. Se trata de un modelo (muy logrado) de una cocina antigua.

Las llamadas brujas usaban dichas cocinas para poner en práctica sus conocimientos con las hierbas medicinales y plantas.

Por todo el conocimiento de las plantas y enfermedades y por tener creencias y costumbres diferentes, las mujeres sabias se convirtieron en brujas y sus fiestas y rituales en Akelarres.

Para finalizar la visita entramos en una pequeña sala de cine ubicada en la planta baja del museo para ver un vídeo documental titulado “Akelarre“. La duración es de unos 20 minutos y la verdad es que merece mucho la pena, ya que explica de una forma muy clara los terribles hechos ocurridos en la comarca de Xareta, durante los primeros años del siglo XVII.

Sin entretenernos mucho más ponemos rumbo a la cueva, lugar fundamental en toda la historia de las brujas de Zugarramurdi.

Está situada a 200 metros del museo y el precio de entrada es de 4€. Recordad que si habéis entrado al museo os harán 1€ de descuento en la taquilla de entrada a la cueva.

Se prohíbe entrar con perros y fumar en todo el recinto. También se recomienda evitar tacones para hacer el recorrido.

Tras comprar el ticket, en la puerta que da acceso al recinto, nos entregan un panfleto explicativo con un mapa del lugar y un pequeño relato sobre la historia de la Cueva de las Brujas.

Para realizar correctamente el recorrido y pasar por todos los puntos de interés hay que seguir la flecha azul.

El camino es cuesta arriba y hay un buen tramo de escaleras en zig zag.

La primera parada que vamos a hacer va a ser en el mirador.

El camino sigue siendo cuesta arriba y en bastante mal estado, aun así es muy agradable, todo lleno de frondosa y verde vegetación.

Desde lo alto del mirador hay unas excelentes vistas al casco urbano de Zugarrramurdi y un mapa de situación de la orografía de la zona.

Volvemos sobre nuestros pasos hasta llegar al camino principal y nos dirigimos hacía el segundo punto de interés, el Puente del Infierno.

Desde este momento el camino empieza a descender, nuevamente mediante escaleras en zig zag, hasta llegar al arroyo Olabidea.

Llegamos a la parte más baja y cruzamos mediante un pequeño puente la Regata del Infierno, causante de la creación de las cuevas.

Seguimos camino por la ribera del río y pasamos por la zona de “contrabando” llamada así porque los contrabandistas usaban estas cuevas para esconder el género y encontrar el momento idóneo para poder cruzar la frontera.

Llegamos hasta el Puente de Infierno y lo cruzamos, viendo ya el gran hueco de acceso a la cueva. Pero decidimos desviarnos y subir primero hasta la Cueva del Akelarre, lugar de la celebración de los Akelarres y rituales, punto crucial en la historia de Zugarramurdi y en la cacería de brujas.

Se accede hasta la cueva por unas escaleras muy empinadas.

Seguimos caminando paralelos al prado del Akelarre hasta llegar a la cueva.

Por fin vamos a conocer el lugar donde se reunían los brujos y las brujas para practicar su magia!!

Nos adentramos por un gran hueco en la roca y descendemos por el camino marcado. El interior está bastante oscuro hasta llegar a la zona de la entrada principal.

Las vistas desde arriba de la cueva son impresionantes, desde este punto se ve que el río ha excavado una serie de cuevas en distintos niveles.

Volvemos sobre nuestros pasos y bajamos hasta la entrada principal de la cueva.

La formación de la cueva se ha producido por el paso del río a través de una gran roca caliza. El tamaño del túnel es descomunal, con unas dimensiones de 100 m de largo, por 20 m de ancho y 30 m de alto.

Nos sacamos unas fotos en el interior, no sin dificultad, ya que la cueva está bastante oscura y la luz de exterior es muy intensa.

En el interior de la cueva se han grabado varías películas como “Las Brujas de Zugarramurdi” de Alex de la Iglesia (2013) y “Akelarre” (1984).

Durante el solsticio de verano, en la cueva se celebra una gran fiesta de culto al fuego.

Además en las fiestas patronales en honor de la Ascensión de la Virgen del 14 al 18 de agosto se celebra un festín gastronómico con carne de carneros asados llamado en el pueblo “zikiro-jate”.

Cruzamos la enorme cueva, impresionados al pensar que un riachuelo tan insignificante, pudo crear en su día tan descomunal túnel!!!

Casi llegando al punto final del túnel nos encontramos con una antigua calera u horno de cal, construida a comienzos del siglo XVIII. Mediante un proceso de cocción de la piedra se conseguía la cal, beneficiosa para abonar los campos.

Nos sacamos unas últimas fotos de recuerdo sobre el puente que cruza la Regata del Infierno y entramos a investigar en una pequeña cueva que hay junto a las escaleras de salida.

Desde este extremo de la cueva, el gran agujero en la roca también nos impresiona!!!

Echando un último vistazo atrás nos despedimos de la cueva de Zugarramurdi. Geológicamente es bonita, pero su historia y leyendas la envuelven de una magia muy especial.

Y con la puesta del sol sobre el pueblo de Zugarramurdi, nos despedimos de este mágico lugar.

Una visita muy recomendable si os dejáis caer por tierras Navarras!!

Vídeo cuevas de Zugarramurdi y museo de las brujas. Navarra 2016

Y hasta aquí: “Con un par… de maletas en Zugarramurdi

También te puede interesar…

Hotel Aire de Bardenas, Tudela
Hotel Aire de Bardenas, Tudela
Patrimonios de la Unesco
Patrimonios de la Unesco
Imprescindibles Isla de Pascua
Imprescindibles Isla de Pascua
Frontera de las dos Coreas
Frontera de las dos Coreas
Comparte si te ha gustado
Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search