Visita a la frontera entre Corea del Norte y del Sur

Home / Visita a la frontera entre Corea del Norte y del Sur

CON UN PAR… DE MALETAS

EN LA FRONTERA DE

COREA DEL NORTE Y DEL SUR

Por fin vamos a visitar uno de los lugares que más ganas teníamos de conocer en el mundo!!! La frontera más tensa que existe, dónde aún hoy en día, se sigue estado en estado de guerra.

Tras el alto al fuego en la Guerra de Corea se firmó un armisticio entre el norte y el sur, pero nunca llegó a convertirse en un tratado de paz. Entonces Corea fue dividida en 2 y dejaron entre ellas, un área de separación de seguridad militar, llamada Zona Desmilitarizada (DMZ).

 

Es importante saber que no se puede visitar la DMZ por libre, se tiene que hacer a través de una empresa autorizada.

Nosotros realizamos el tour con la empresa Cosmojin, haciendo la reserva a través de su web.

Hay diferentes tipos de tour a elegir, dependiendo del número de zonas a visitar.

En su web tenéis toda la información para poder elegir el que más os convenga.

 

Nosotros elegimos la ruta que incluye:

– Sala de conferencias del Armisticio Militar

– Guardia de la ONU

– Punto del incidente del hacha

– Puente sin retorno

– Puente de la Unificación

– Campamento Bonifas

– Casa de la Libertad

– Imjingak Park

– Lunch, Bim Bim Bap

 

El precio del tour fue de 65 € por persona.

 

Para realizar el tour es imprescindible cumplir una serie de normas y requisitos:

– Hay que presentar la documentación por lo menos 3 días antes del tour. Tiene que ser revisada por las autoridades y dar el visto bueno para poder realizarlo. Algunas nacionalidades tienen terminantemente prohibida la entrada.

– Es imprescindible llevar el pasaporte el día de la excursión. Los Us Army te lo piden y revisan antes de entrar en la zona.

– No se puede realizar la visita con pantalones cortos, camisetas sin tirantes y chanclas.

– No se admiten cámaras con más de 300 mm de zoom.

 

Si se incumple cualquiera de estas normas, pueden cancelar en cualquier momento tu visita.

El día empieza temprano, a las 7 de la mañana un coche de la agencia pasa a recogernos por nuestro hotel, situado en el barrio de Insadong.

Paramos en otro hotel cercano a recoger a otra pareja que también hará el tour con nosotros.

Y de aquí, en unos diez minutos, llegamos a un punto de la carretera donde el coche se para.

Nos cambiamos a un autobús, ya bastante lleno de gente y nos ponemos en marcha rumbo a la DMZ, situada a 52 km de distancia de Seúl.

El autobús por dentro era de lo más peculiar… al puro estilo coreano. Cortinas, borlas, puntillas, todo lo que se podía adornar estaba adornado… Una falta de gusto total… la verdad!!  Pero cómodo, eso sí!!

Enseguida el guía comienza a dar datos sobre la zona y a explicar la razón de la franja de “calma”. Nosotros la verdad con nuestro inglés más que justo, no entendimos mucho… pero habíamos deseado tantas veces hacer este tour que íbamos muy preparados e informados de casa.

El viaje es impactante, por la ventanilla del autobús se ven durante más de 50 km vallas que impiden el paso.

Cada pocos metros hay una torre de vigilancia, con soldados custodiando la zona, para evitar posibles accesos de ciudadanos norcoreanos.

 

En poco menos de 1 hora llegamos al primer punto de control, el Puente de la Unificación.

De aquí al Campamento Bonifas, segundo punto de control, unos diez minutos.

En este lugar, para el autobús y se suben un par de Us Army. Nos piden el pasaporte y proceden a la identificación. Todo Ok!! y seguimos camino, cada vez más cerquita del punto caliente!!!

Después de unos 10 minutos más de trayecto entre campos de arroz, llegamos al Centro de Visitantes de la JSA (Joint Security Area).

Entramos y en la puerta hay dos réplicas de soldados sucoreanos a tamaño real, para que nos vayamos haciendo a la idea de lo que vamos a ver… y justo al lado una tienda de recuerdos, en la que entraremos más tarde.

Frente a la tienda de recuerdos se encuentra una gran sala de conferencias.

Entramos y unas chicas pasan por todos los asientos repartiendo unos papeles, unas declaraciones de responsabilidad. Resumiendo, ponía algo así como: “Si te pasa algo durante la visita… no nos hacemos cargo”.

Después de llegar hasta allí, por supuesto que firmamos, aunque sinceramente, no con mucha confianza, después de leer el papelito.

A continuación un Us Army, pone una serie de diapositivas y da explicaciones del conflicto y  sobre la visita a Panmunjom.

No hay que olvidar en ningún momento que estamos en el punto más hostil del mundo!!!

La charla dura una media hora y acto seguido nos volvemos a subir al autobús para poner rumbo al punto más interesante y esperado del viaje, la Sala Militar de Armisticio.

En menos de 5 minutos llegamos a la Casa de la Libertad, gran edificio por el que tenemos que cruzar hasta llegar a las famosas casetas de color azul, donde los soldados de ambas Coreas se miran cara a cara.

 

Llega el gran momento, cruzamos el edificio y podemos ver con nuestros propios ojos, a unos 200 metros, a un soldado del ejército de Corea del Norte mirándonos con unos grandes prismáticos.

A la hora de editar las fotos, ya en casa, nos dimos cuenta de que NO había un soldado, si no que había DOS… al hacer un zoom en la foto, vimos a otro soldado “agazapado” bajo la ventana, vigilándonos con otros prismáticos… Q pillos!!! 😉

 

En nuestro lado, la zona de seguridad compartida, por soldados del ejército de Corea del Sur, en posición de Taekwondo y con gafas de sol (para no saber donde miran y evitar conflictos durante las guardias con los soldados Norcoreanos), junto con soldados norteamericanos.

Esta zona está bajo la autoridad de las Naciones Unidas y es el único punto en toda la zona donde no hay vallas.

Hacen dos grupos y nos disponemos a pasar por turnos a la sala donde se firmó el armisticio,  utiliza como territorio neutral para dialogar.

Entramos en el primer grupo, que emocionante!!!

 

Nos encontramos una pequeña sala, muy austera, solo una larga mesa, con sillas alrededor y una bandera de las Naciones Unidas presidiéndola.

En esta mesa, se firmó la tregua militar que tuvo lugar después del acuerdo de alto el fuego en 1953 entre Corea del Norte y del Sur. Para llegar a este acuerdo se necesitaron dos años y se llegaron a realizar la friolera cifra de 765 reuniones!!!

En principio se pensó que el acuerdo sería momentáneo y que en no demasiado tiempo se firmaría la paz, pero después de más de 60 años, la situación sigue siendo la misma, existiendo momentos de alta tensión.

 

En el punto medio de la mesa, justo por donde pasa la línea que marca la frontera entre las dos Coreas, un soldado Surcoreano vigila sin moverse ni un milímetro todos nuestros movimientos.

Al otro lado de la sala, custodiando la puerta que da al país vecino, vemos otro soldado surcoreano inmovil y en la misma posición.

Miramos por la ventana y vemos claramente la línea que marca la división entre los dos países.

Del lado norte, piedras y del lado sur, asfalto.

Esta línea divisoria no se puede cruzar bajo ningún concepto. Salvo de una manera, por dentro de la sala. Y eso es lo que nos dispusimos a hacer inmediatamente.

Por unos minutos estuvimos en terreno de Corea del Norte!!!

Nos hicimos las fotos pertinentes con los dos soldados y enseguida nos “invitaron a abandonar la sala”. No estaríamos dentro más de 5 minutos.

Salimos y nos hacen volver a las escaleras del principio, mientras el segundo grupo se dispone a conocer la sala.

Aprovechamos para sacar unas fotos y vídeo del lugar y sin darnos casi cuenta estamos montando de nuevo en el bus para partir hacia el siguiente punto del tour, Propaganda Village.

Nos llevan hasta un mirador desde donde podemos observar a gran distancia, los dos únicos pueblos que existen dentro de la zona desmilitarizada (DMZ) Freedom VillagePropaganda Village.

La ciudad de Kijong-dong o más conocida como “Propaganda Village” fue construida en la década de los cincuenta en Corea del Norte, en la mitad norte de la zona desmilitarizada.

Es una ciudad que albergaría a unas 200 familias, pero no vive nadie, es una ciudad fantasma.

Cuenta con escuelas, hospitales, electricidad y muchos más servicios, pero esta desierta.

Y es que todo se trata de un montaje, para hacer creer a sus vecinos del Sur, que la calidad de la vida en Corea del Norte es muy buena, y lo bien que les va….

Las casas sólo están pintadas por la fachada que se ve desde el sur, y los edificios ni siquiera tienen suelo entre planta y planta, pues las luces siempre parpadean a la vez durante la noche.

Lo que más llama la atención es el colosal mástil de 160 metros de altura con una enorme bandera de Corea del Norte.

Un autentico engaño, al que ellos mismos llaman “Pueblo de la Paz”.

La siguiente parada es el conocido como Puente de No Retorno (Bridge of No Return).

Este puente es el lugar, donde tras la Guerra de Corea, ambos países realizaban intercambio de refugiados.

Una vez que los prisioneros cruzaban el puente, ya no tenían la opción de regresar, de ahí su nombre.

Y ponemos rumbo al último punto de interés dentro de la zona desmilitarizada, el Memorial por las Victimas del Incidente del Hacha.

En el año 1976, soldados del ejercito Surcoreano estaban podando las ramas de un sauce, en la zona  desmilitarizada, tras pedir permiso al gobierno del norte. De repente un grupo de soldados del norte, apareció en el lugar y les pidieron que dejaran de podar, ya que ese árbol había sido plantado por el mismísimo Kim Il Sung en persona y estaba creciendo bajo su vigilancia.

Los del sur no hicieron caso y siguieron con el trabajo, así que los soldados Norcoreanos se abalanzaron y atacaron, acabando con la vida de dos generales del ejército de Estados Unidos.

Tras el trágico acontecimiento, las fuerzas aliadas se prepararon para un ataque, pero el presidente Kim Il-Sung personalmente pidió disculpas por el altercado y suceso finalizó talando el árbol y colocando en su lugar una placa para recordar a las victimas.

Desde este punto volvemos al Centro de Visitantes, donde comenzamos y también ponemos punto final a la visita dentro de la zona desmilitarizada.

Nos dan 20 minutos para hacer compras en la tienda de recuerdos. Allí encontramos todo tipo de artículos de temática bélica o con logos de la DMZ.

Compramos una camiseta, un pin, un imán para la nevera y un abanico pay pay.

Volvemos a montar al autobús y salimos de la zona desmilitarizada, pero no de la zona de control.

A unos 7 km, lado del río, junto a grandes vallas de alambre, se encuentra Parque Imjingak, un lugar cuanto menos curioso.

Es una mezcla entre parque de atracciones y película de guerra. Las vallas de alambre y las torres de vigilancia, se mezclan con las atracciones para los niños, un lugar un poco subrealista…

Lo primero que hacemos es entrar a comer a un restaurante tradicional.

Vamos a probar el famoso Bibimbap, plato típico de la gastronomía Coreana, basado en una mezcla de arroz con verduras al gusto y tiras de carne.

Si lo traducimos literalmente quiere decir “comida mezclada”.

Se presenta en multitud de platillos, que se tienen que ir mezclando en un bol más grande y hondo, junto con un caldo, una pasta de pimiento picante y kimchi.

Como toque final, normalmente se le añade un huevo frito encima de la mezcla.

Existen muchos tipos de Bibimbap, dependiendo de la zona de Corea en la que te encuentres, a nosotros nos gustó, pero tenemos que advertir que es bastante picante!!!

Sin duda alguna, uno de los platos estrella de la cocina Coreana.

Tras coger energías con el almuerzo y sin perder mucho tiempo, nos volvemos a poner en marcha, ya que solo nos han dado una hora para ver todo el complejo.

 

Subimos hasta la tercera planta del edificio, donde se encuentra el mirador.

A primera vista lo que más nos llama la atención son los grandes campos de arroz que existen en la zona. El río serpentea separando naturalmente a las dos Coreas.

Pero cuando nos fijamos más en el paisaje, lo que no podemos dejar de mirar en todo momento son los kilómetros de valla metálica que separan toda la zona, además del río.

En este lugar las torres de vigilancia, con soldados muy jóvenes haciendo guardia, se tocan casi con los turistas.

Es una sensación inexplicable, una combinación poco razonable.

A continuación nos acercamos hasta el Memorial Altar.

Se construyó en el año 1995 mirando al Norte, y es el lugar al que se acercan a rezar los expatriados de Corea del Norte para mantener la esperanza de una futura unificación.

Justo a la derecha del memorial, se encuentra una vía ferrea que cruzaba el puente Imjingang antes de ser destruido durante la Guerra de Corea. 

Seguimos las vías y nos llevan hasta una destartalada locomotora de vapor que descarriló durante la guerra, por una serie de bombardeos, cuando iba a la capital del Norte para entregar material militar.

Finalmente fue totalmente destruida en una estación que quedó dentro de la demarcación militar, en tierra de nadie, así que fue trasladada hasta este parque.

La locomotora tiene la friolera de 1.020 agujeros de bala!!! así que imaginaros la que se lió allí…

Al lado de la locomotora, sobre los alambres de espino, han ido acomodando miles de cintas de colores, que llevan deseos escritos de una posible futura unificación entre las dos Coreas y deseos de libertad.

Junto a las vallas y las miles de cintas, podemos ver un cartel informativo que nos indica la distancia que hay desde este punto a Gaeseong (ciudad del Norte) y Seúl (ciudad del Sur).

Volvemos sobre nuestros pasos para acceder al Freedom Bridge o Puente de la Libertad, custodiado por dos simpáticos muñecos-soldado.

El Puente de la Libertad fue utilizado por cerca de 13.000 prisioneros de guerra que habían venido a Corea del Sur en busca de libertad.

Recorremos los 83 metros de puente y nos encontramos con una pared que corta el acceso al viejo puente, llena de más cintas de colores y ansias de paz y libertad.

Y aquí acaba el tour.

Os dejamos un par de vídeos, para que podáis haceros una idea un poco más real de la visita.

Volvemos al bus y en poco más de media hora llegamos a Seúl.

A la vuelta, el autobús nos deja en el barrio de Itaewon, lugar de compras por excelencia. Si quieres que te vuelvan a dejar en el hotel hay que pagar un extra.

Nosotros aprovechamos para visitar la zona e hicimos unas compras para acabar el día.

 

Para finalizar, os dejamos nuestras impresiones sobre el tour.

– El guía fue muy agradable y nos dio mucha información durante el viaje, pero con nuestro bajo nivel de inglés, no nos llegamos a enterar de todo.

– Recomendamos encarecidamente contratar el tour que incluya la visita a Sala Militar de Armisticio. Sin lugar a dudas, es el lugar dónde la tensión es palpable. Acordaros que necesitáis reservar con tiempo, ya que tienen que dar el visto bueno a tu pasaporte antes de la visita.

– Buena oportunidad para probar comida tradicional Coreana,  Bibimbap.

– Por poner alguna pega, en algunos sitios la visita fue demasiado rápida. Echamos en falta un poco más de tranquilidad a la hora de ver ciertos lugares.

 

Si viajáis a Seúl no dejéis de visitar la DMZ, ya que no hay una atracción como esta en todo el mundo!!!

Sin duda alguna, un lugar fascinante que vale la pena visitar si se es, lo suficientemente valiente!!! ;-)

Y hasta aquí: “Con un par… de maletas en la Frontera de Corea del Norte y del Sur

También te puede interesar

Las mejores cascadas de Islandia
Las mejores cascadas de Islandia
Alojamientos muy curiosos y temáticos
Alojamientos muy curiosos y temáticos
Sesión fotográfica vestida de geisha por las calles de Kyoto
Sesión fotográfica vestida de geisha por las calles de Kyoto
Patrimonios de la Unesco
Patrimonios de la Unesco
Comparte si te ha gustado
Showing 12 comments
  • Pili
    Responder

    Primero de todo felicitaros por vuestra crónica, nos ha encantado y esta repleta de buena información que ayuda mucho al viajero. Nosotros iremos en octubre a Seúl después de visitar Japón, y nos gustaría hacer alguna ruta guiada en español, pero no sé si habrá alguna. Mi inglés no es que sea excelente y me da miedo perderme alguna explicación, además de ser una zona en la que tienes que hacer mucho caso a lo que te dicen y si no lo entiendes y no cumples… además, yo soy invidente y ya que no lo voy a ver bien, pues al menos que nos cuenten todo, todo y todo. Sabéis de algún sitio donde hagan tours en español?

    • conunpardemaletas
      Responder

      Hola
      En primer lugar muchas gracias!!
      Respecto a la pregunta que nos haces, no podemos ayudarte.
      Todas las agencias que encontramos para hacer la visita a la frontera eran en Inglés, de echo el guía durante la visita es un soldado de EEUU, (nuestro inglés no es nada bueno y no le entendimos casi nada al que nos tocó a nosotros).
      Pero para visitas por Seúl seguro que existen guías en castellano.
      Siento no poder ayudarte.
      Disfruta del viaje
      Un saludo
      Marta y Javi

  • lies
    Responder

    A parte de la información lo más que me ha gustado es lo de inglés justo, porque mi inglés es megajusto y me hechaba para atrás el hacer la excursión por ese motivo, y me han animado a hacerla..Gracias

    • conunpardemaletas
      Responder

      Gracias a ti por leernos Lies!! Nuestro inglés también es “megajusto” y aún así, no tuvimos problemas, así que anímate. Es muy interesante!!
      Un saludo!!

  • CARMEN CALDERON
    Responder

    ¡Hola!Muchas gracias por el post. Quisiera saber por qué medio se revisa la documentación. Entiendo que hay que comprar las entradas mínimo con 3 días de antelación para meter los datos y que los puedan comprobar.
    Muchas gracias,
    Un saludo,
    Carmen

    • conunpardemaletas
      Responder

      Hola Carmen
      Al hacer la reserva, tienes que dar todos tus datos, incluido el Nº de Pasaporte.
      Unos días después recibes un correo con la confirmación o no de la excursión. No sabemos quien revisa estos datos.
      El día de la excursión se pasa lista de los asistentes antes de salir y al llegar a la frontera son los soldados Estadounidenses quienes revisan los pasaportes.
      No se si te he sacado de dudas…
      Un saludo

  • Jose
    Responder

    Muchas gracias por compartir la visita, me parece un lugar muy interesante. La duda que me queda es si hay 3 “vallas” por así decirlo, es decir el acceso desde Corea del Sur a la zona desmilitarizada el acceso desde Corea del Norte a esa zona y una tercera justo enmedio a 2 km de cada uno de las otras 2. Y también si el ejército patrulla dentro de esos 2 km, ya que de ser así militares de ambos países podrían coincidir en esa valla central, y creo haber leído que la JSA es el único punto donde se ven cara a cara.
    Gracias por el reportaje, saludos.

    • conunpardemaletas
      Responder

      Hola Jose!!
      Muchas gracias por leer el artículo.
      Hay dos vallas separadas por 2 kilómetros, el espacio entre la dos vallas es la zona desmilitarizada.
      Los militares patrullan el perímetro de la valla pero cada ejercito en su lado.
      Saludos!!

  • Carmen
    Responder

    ¡Muchas gracias! Me sirve de mucha ayuda vuestro post para mi visita en verano :) Si os apetece dar más consejos, encantada de leeros :)

    • conunpardemaletas
      Responder

      De nada Carmen!! Si necesitas saber algo en concreto sobre la visita, no dudes en preguntarnos!!
      Sobre todo cuidado!! es un lugar bastante conflictivo, hacer caso a todo lo que os digan los militares que os acompañaran durante la visita.
      A lo dicho, para lo que necesitéis por aquí andamos!!
      Un abrazo

  • Mayra
    Responder

    Wow, que buena su forma de redactar su viaje y compartirnos, para los que quizas nunca podremos estar en un lugar como este. Te mando saludos desde mexico

    • conunpardemaletas
      Responder

      Muchísimas gracias Mayra. Esa es justo nuestra intención y nos encanta escuchar esas palabras.
      Gracias por leernos.
      Saludos!!

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search