Egipto día 6: Los grandes templos de Lúxor

Home / Egipto día 6: Los grandes templos de Lúxor

 CON UN PAR… DE MALETAS EN EGIPTO

DÍA 6

TEMPLOS DE LUXOR, KARNAK Y HATSEPSUT – VALLE DE LOS REYES Y COLOSOS DE MEMNON

 

 

Nos levantamos muy pero que muy temprano. A las 5:30 h. arriba, un desayuno rápido y comenzamos el día.

Vamos a conocer los grandes tesoros que esconde la Capital del Imperio Nuevo del antiguo Egipto, Lúxor.

 

La primera visita del día va a ser el Templo de Lúxor,  una de las grandes joyas de la historia del Antiguo Egipto.

Fue descubierto en 1884, mide aproximadamente 260 metros de largo y está dedicado al dios Amón (dios del viento).

El interior del templo lo construyó el faraón Amenhotep III, mientras que el exterior fue obra de Ramsés II, entre los años 1400 y 1000 a.C.

Se caracteriza por los inmensos colosos y por el obelisco de la entrada.

El Templo de Lúxor estaba unido al Templo de Karnak por una larga avenida adornada de esfinges, hoy en día sólo quedan las de las entradas a ambos templos.

Es uno de los templos más espectaculares de Egipto y el monumento más importante de Lúxor.

Nada más entrar te dan la bienvenida dos estatuas de 14 metros de granito de Ramses II. Está sentado con los brazos extendidos y las manos reposando sobre las rodillas.

Junto a su figura, y a un tamaño muy inferior puede contemplarse la imagen de su esposa Nefertari.

Todo esto, junto a un gran obelisco de 25 metros de altura (antiguamente había dos, pero uno fue regalado a Francia por Mohamed Alí y está situado actualmente en la Plaza de la Concordia).

Una estampa impresionante, que ya nos da pistas, de las maravillas que nos encontraremos a lo largo del viaje :-)

De aquí pasamos al primer patio, llamado el Patio Peristilo, compuesto por 74 columnas dispuestas en 2 filas alrededor del patio donde se  exhibe al faraón con distintas deidases.

En el centro del Patio Peristilo hay un santuario formado por 3 capillas dedicadas a los dioses Amón , Mut  y Jonsu.

Entramos en la siguiente sala y nos encontramos con la columnata Amenhotep, compuesta por 14 columnas de 16 metros colocadas en 2 filas.

En la entrada hay  2 enormes colosos sentados de granito negro del faraón Ramsés II acompañado por la reina Nefertari.

Y llegamos al último patio, el de Amenhotep III, que está rodeado en tres de sus lados por 2 filas de columnas.

A través de este patio se accede a 4 salas interiores techadas.

Algo que nos llamó la atención fue que dentro de una de las salas hay un jeroglífico del Dios Min, dios de la fertilidad, con el pene en erección. Siempre se representa así a este dios porque representa a la fuerza generadora de la naturaleza.

No nos podíamos resistir a la fotito… ;-)

Muchas de las paredes de este templo fueron picadas por los cristianos y luego pintadas encima con motivos religiosos.

El Templo de Lúxor impresiona. Tanto el exterior como el interior es grandioso, las columnas, obelisco, jeroglíficos, esfinges, colosos gigantes y avenidas te dejan sin palabras!!!

 

Más que satisfechos por la primera visita del día nos dirigimos a otra de las maravillas de la capital de antiguo, el Templo de Karnak.

Ubicado justo al lado, tardamos nada en llegar.

Es el complejo más importante del país y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

En él intervinieron faraones de distintas dinastías, perteneciendo el primero a la XI y el último a la XIX. Todos quisieron dejar su sello en uno de los edificios más impresionantes de Egipto.

El templo es enorme, sus ruinas cubren, más de 100 hectáreas, y está rodeado por una muralla de adobe de 8 metros de grosor.

El templo permaneció enterrado bajo la arena durante más de 1.000 años, hasta que fue descubierto en el siglo XIX. Desde entonces, no han dejado de producirse nuevos hallazgos, y todavía hoy en día se sigue con las excavaciones.

Entramos por  una larga avenida de esfinges con cuerpo de león y cabeza de carnero (símbolos del dios Amón), que como hemos dicho antes llegaba hasta el Templo de Lúxor e incluso hasta el Nilo.

Este templo al igual que el anterior, está lleno de pequeños rincones, con piedras y jeroglíficos medio escondidos. Para poder verlo con detalle y en su totalidad, se necesitaría mucho tiempo.

Nosotros por tener muchas visitas planeadas para este día, lo vimos bastante rápido, aunque con todas las explicaciones pertinentes por parte del guía, que tenemos que decir que se esmeraba bastante.

La principal sala del Templo de Karnak es la descomunal sala hipóstila, con 5.000 metros cuadrados a la que solo podían acceder la aristocracia y los sacerdotes.

En esta sala hay 134 enormes e impactantes columnas.

Las 12 columnas centrales son aún más grandes llegando a los  23 metros de altura, y proporcionando sujeción a un techo que algún día existió.

Otro lugar muy importante en el Templo de Karnak es el Lago SagradoShi-Netjer.

Tiene unas dimensiones de 120 metros por 77 metros, y era utilizado por los sacerdotes, que vivían alrededor de él,  para la obtención de agua. Con este agua realizaban las purificaciones y las ofrendas diariamente.

En los días de fiesta, también se usaba el lago, para que los dioses navegaran por él en un bote o barca sagrada.

Y por último muy cerca de la zona de salida, el guía nos lleva hasta la escultura del famoso escarabajo.

Este escarabajo representa la vida tras la muerte y la tradición es rodearlo 3 veces para que te dé buena suerte y poder regresar algún día a Egipto.

Pues dicho y hecho!! nos pegamos unas vueltitas alrededor de él, pues nunca se sabe…

Tanto el Templo de Lúxor como el de Karnak, nos han dejado perplejos, pasear por sus grandes avenidas, viendo esas grandiosas ruinas nos da una pequeña muestra de como pudieron ser en tiempos de gloria.

Muy satisfechos por la visita de los templos, toca cambiar de destino, que el calor ya va apretando y quedan muchas visitas.

 

Nos llevan hasta el embarcadero y montamos en un barquito que nos cruzará el río Nilo, porque justo enfrente de Karnak, se encuentra el Valle de los Reyes.

En el Valle de los Reyes están enterrados casi todos los faraones del Imperio Nuevo.

Las tumbas fueron creándose en secreto gracias a la discreta labor de artesanos y sacerdotes que trabajaban bajo las órdenes del faraón.

Tanto misterio fue creado para evitar saqueos de ladrones, pero a pesar de tanto esfuerzo, las tumbas acabaron siendo ultrajadas, y sus tesoros robados.

Las únicas que permanecieron intactas fueron las de los bisabuelos de Tutankhamon y las del propio Tutankhamon, descubierta por Howard Carter en 1922.

El lugar fue elegido por su forma piramidal y especialmente por su clima seco, para la perfecta conservación de las momias.
Entramos en 3 de las 62 tumbas descubiertas hasta el momento.

Hacía ya muchísimo calor, estábamos cerca de mediodía, y en las tumbas la humedad era máxima, que manera de sudar!!!

Es una maravilla entrar y ver las pinturas, sarcófagos y el trabajo que hay allí.

A la tumba de Tutankamon no entramos, el guía nos dijo que estaba menos elaborada que las que ya habíamos visto y la entrada había que pagarla aparte (18 €).

 

Esta visita también es una maravilla, las tumbas son lo que lo precede a las pirámides, y estuvieron en su día llenas de inmensos tesoros. Sobre todo nos damos cuenta de esto, cuando visitamos el tesoro de Tutankamon, que está expuesto en el Museo Egipcio de El Cairo.

 

Cuantos tesoros quedarán por desenterrar en estas tierras??? quién sabe… solo el tiempo nos lo podrá decir.

 

Volvemos a cambiar de destino, esta vez nos subimos al bus, y ponemos rumbo al Templo de Hatsepsut.

Este templo es el más colosal de la reina Hatsepsut tanto por su emplazamiento como por su contenido, también se le conoce como “la sonrisa de la reina”.

Está construido en forma de grandes terrazas, con columnas que se confunden con la ladera de la montaña, situada tras el templo.

Los cristianos lo convirtieron en monasterio y tristemente mutilaron buena parte de sus relieves paganos.

Colosal templo, sobre todo por su bello emplazamiento.

Impresionados nos dejó el valle!!!

Pero ni una sola sombra… El calor ya es insoportable… son casi las 2 del mediodía y tenemos 45º.

 

Esta fue la visita más rápida de todo el viaje, y el sitio donde más calor a hecho con diferencia… casi nos da un golpe de calor!!!

Sin perder ni un segundo, nos volvemos a subir al bus, ainsss que bien se está con el aire acondicionado!!!

Y ponemos rumbo a la última visita del día, los Colosos de Memnon.

 

Los Colosos de Memnon son dos estatuas sentadas de Amenofis III de 28 metros de altura, que protegieron su templo mortuorio.

Para su construcción utilizaron bloque de gres, por su significado mágico y espiritual, que trajeron de una cantera situada a 700 km.

El complejo fue destruido por faraones posteriores, además de por las crecidas del Nilo y diversos terremotos.

Los colosos carecen de rostro y corona y en sus piernas se encuentran una serie de estatuas de menor tamaño que representan a la madre y a la mujer del faraón.

 

Como curiosidad decir que en el año 27 a.C. hubo un terremoto que dañó a los colosos y se cayó la parte superior de una de las estatuas.
Desde aquel momento todos los días, al amanecer, la estatua emitía una especie de gemidos, y se decía que eran los de un guerrero muerto en un enfrentamiento.

La realidad era que con la salida del sol y el cambio de temperatura, por las fisuras de la piedra se evaporaba agua y producía ese característico ruido.

 

Está si que fue una visita rápida!!! Parada del Bus enfrente de las estatuas, fotos de rigor y subida al bus.

Y con esto por fin acabamos las visitas del día.

No queremos ni pensar, cómo lo harán los que sólo hacen la subida del rio en el crucero, tienen que acabar reventados…

 

Nos vamos al barco. Esto si que es vida… piscinita, sol, Sakkara (cerveza egipcia), risas, conversaciones…

Un descanso merecido, para un día de calor mortal…

Es súper relajante estar en la cubierta del barco, viendo las orillas pasar y las vida que hay entorno al río Nilo.

Niños, animales, trabajadores, señoras lavando la ropa, paseantes, este río es muy importante para la población egipcia.

Mientras estábamos tranquilamente en la cubierta del barco, vemos que se acercan unas barquitas chiquititas, y unos chicos gritando.

Nos asomamos a ver que pasaba, y eran vendedores de chilabas!!!

Incleible!!! tiraban las chilabas hasta arriba de nuestro barco (fallando alguna vez y terminando alguna en el agua…), la gente se las probaba y si les gustaba les tiraba el dinero por la borda, previo regateo a gritos, claro…

Estuvieron durante más de una hora chilaba para arriba, chilaba para abajo.

Todo un espectáculo!!!!

Y después una duchita y a cenar.

Aquí estamos el equipo que formábamos todos los días, gente estupenda!!!

Y aquí acaba un día sumamente agotador de muchas visitas bajo un calor infernal. Nos vamos a descansar y a asimilar todas las maravillas que han visto nuestros ojos en un solo día. Soñaremos con las columnas, sarcófagos, cartuchos, tumbas, jeroglíficos, grabados, salas y dioses.

 

 

Conclusiones del día

 

Lo peor: El intensísimo calor, nunca antes habíamos estado a 47 grados.

Lo mejor: El impresionante Templo de Lúxor.

Hasta la próxima etapa de “Con un par… de maletas en Egipto”

anterior

Egipto día 5: Hurghada - Lúxor
Egipto día 5: Hurghada - Lúxor

siguiente

Egipto día 7: Templo Edfú y Chilabas
Egipto día 7: Templo Edfú y Chilabas

También te puede interesar

Dubai en 1 día
Dubai en 1 día
Moscú en 2 días
Moscú en 2 días
Berlin en 3 días
Berlin en 3 días
Cracovia en 4 días
Cracovia en 4 días
Comparte si te ha gustado

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search