Egipto día 7: Templo de Horus y fiesta de las chilabas

Home / Egipto día 7: Templo de Horus y fiesta de las chilabas

CON UN PAR… DE MALETAS EN EGIPTO

DÍA 7

TEMPLO DE HORUS (EDFÚ) Y FIESTA DE LAS CHILABAS

 

 

Durante parte de la tarde de ayer y toda la noche de hoy, el barco ha estado navegando.

La verdad es que se va muy bien, no se mueve casi, lo único malo el ruido de los motores, por la noche cuando intentas coger el sueño te cuesta un poco. Pero estábamos tan cansados que nos dormimos enseguida.

Durante la noche hemos llegado y atracado en Edfú.
A las 8 de la mañana, ya estamos en la recepción del barco, desayunados y listos para una nueva visita.

 

Hoy vamos a visitar el Templo de Horus, el mejor conservado de todos los de Egipto y uno de los más grandes.

 

Se finalizó su construcción en el año 57 a.C. durante el reinado de Ptolomeo XII.

Este templo está dedicado al dios Horus, dios halcón, y fue construido sobre unos promontorios, evitando así su destrucción por las crecidas del Nilo.

Su fachada es simétrica y sus enormes muros miden  137 metros de alto por 79 de ancho.

En la entrada del templo, se encuentran dos halcones de granito (aunque sólo uno se encuentra en buen estado de conservación) con la figura del emperador entre las patas.

La buena conservación de este templo es debido a que estuvo enterrado bajo la arena durante siglos, hasta que se descubrió y desenterró en 1860.

Nos dijo el guía que como el templo estaba en tan buenas condiciones acudían multitud  de estudiantes y expertos para interpretar los jeroglíficos.

El interior del templo estaba lleno de policromías, pero el ejército inglés (en un accidente), incendió el templo y se dañaron gravemente los colores de las paredes, columnas y techos.

Aún hoy en día se puede ver el techo negro del humo causado por el incendio.

Cuanto más nos adentramos en el templo más oscuro está. Esta es una característica común de la iluminación de los templos, con habitaciones cada vez más pequeñas que evitaban progresivamente el paso de la luz, hasta llegar al sombrío santuario.

Tras atravesar dos salas, con sus antesalas, llegamos a la capilla de  la barca sagrada.

En su interior podemos ver la réplica de una barca sagrada, usada  en las procesiones, cuando la imagen  del dios salía del templo.

Como curiosidad hay que decir que no es la verdadera.

Francia pidió a Egipto la barca prestada para crear una réplica, y cuando se la fueron a devolver en vez de darles la original, les mandaron la imitación. Vaya listos estos franceses!!!

La barca sagrada original la podemos ver en  el Museo del Louvre, en París.

El templo está plagado de gente, es una parada habitual para muchos barcos que hacen cruceros por el Nilo y la verdad es que en los estrechos pasillos había momentos que no podías ni moverte.

Entre multitud de personas conseguimos llegar por el corredor hasta el Nilómetro.

El Nilómetro era usado para controlar las crecidas del río Nilo. Mediante un sistema de marcas, podían pronosticar, la dimensión de la crecida y sabiendo esto, la producción de la cosecha.

En función de los datos de las futuras cosechas, se cobraba una u otra cantidad de tasas.

 

El guía nos invitó a entrar en el Nilómetro (en forma de escalera), para que pudiéramos ver con nuestros propios ojos, cómo funcionó en alguna época.

Tanto en la parte exterior del templo, como el corredor y las murallas hay multitud de inscripciones de diferentes temas.

Es una verdadera obra de arte!!!Impresiona por cualquier lado por donde lo mires.

Y dando un último y  tranquilo paseo por las ruinas del templo mejor conservado del Antiguo Egipto, ponemos fin a la única visita del día.

 

Ponemos rumbo al barco y estaremos navegando toda la tarde.

En una siestita y un baño reparador en la piscina, nos plantamos en el siguiente destino Kom Ombo.

 

No vamos a ver este templo hoy, lo haremos a la vuelta.

Así que nos dejan tiempo libre para hacer compras en la multitud de tiendas que se encuentran junto al embarcadero.

Esta noche, en el barco, se celebra la fiesta de la chilaba y tenemos que ir todos vestidos con las tradicionales chilabas egipcias, así que nos vamos de shopping!!!

Vaya tarde que nos dieron… pero que insistentes que pueden llegar a ser para que compres algo!!! estamos seguros de que si no te dieran tanto la brasa, venderían mucho más, porque es que no te dejan ni mirar…

Por no hablar del regateo, cómo les mola!!! pero que de tiempo se pierde…
Al final lo conseguimos y volvimos al barco con los deberes hechos. Una chilaba para cada uno!!!

Una duchita y nos colocamos los nuevos trajes para ir a cenar al buffet del barco.

 

Y después de la cena… Fiestaaaa!!! Karaoke, juegos, bailes, bebida, risas.

Muy divertido, lo pasamos genial !!!

Y tan bien, pero tan bien lo pasamos que nos dieron las 6 de la mañana, hora a la que sale nuestro autobús rumbo Abu Simbel (4 horas de ida + 4 de vuelta) y nosotros no hemos pisado la cama…

Mañana nos acordaremos de esto, pero que nos quiten lo bailao!!!

 

 

Conclusiones del día

 

Lo peor: Lo peor sigue siendo el intenso calor.

Lo mejor: La fiesta del barco, nos reímos mucho, mucho…

Hasta la próxima etapa de “Con un par… de maletas en Egipto”

anterior

Egipto día 6: Las joyas de Lúxor
Egipto día 6: Las joyas de Lúxor

siguiente

Egipto día 8: Templo de Abu Simbel
Egipto día 8: Templo de Abu Simbel

También te puede interesar

Dubai en 1 día
Dubai en 1 día
Moscú en 2 días
Moscú en 2 días
Berlin en 3 días
Berlin en 3 días
Cracovia en 4 días
Cracovia en 4 días
Comparte si te ha gustado

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search