Tailandia día 8: Koh Phi Phi

Home / Tailandia día 8: Koh Phi Phi

CON UN PAR… DE MALETAS EN TAILANDIA

DÍA 8

KOH PHI-PHI

 

Amanece un nuevo día sobre el mar de Andamán.

Vistas privilegiadas desde nuestro bungalow, frente al mar.

 

Nos levantamos llenos de energía, esta noche hemos dormido muy bien, y nos vamos a desayunar.

Hay que cargar pilas, que hoy nos espera un duro día, nos vamos a conocer las Islas Phi Phi !!!

 

La excursión la contratamos en el hotel, pagamos 1000 Bth. por persona.

Son las 8 de la mañana y el sol ya quema como en España a mediodía.

Tomamos un buen desayuno, todo muy rico, servido en una terraza al aire libre rodeada de palmeras. Muy tropical.

Y en menos que canta un gallo, llega la furgoneta a buscarnos para llevarnos al embarcadero desde donde saldrá el barco rumbo a las Islas Phi Phi.

En menos de 10 minutos hemos llegado al puerto de Saladam.

Embarcamos y tenemos 1 hora de navegación hasta llegar al destino.

 

Las Islas Phi Phi son un archipiélago que se encuentra en el mar de Andamán.

Están formadas por acantilados de roca caliza que emergen hasta cientos de metros sobre el nivel del mar.

Se han convertido en los últimos años en un lugar muy popular para el turismo.

Está compuesto por 4 islas:

 

– Koh Phi Phi Don.

– Koh Phi Phi Leh.

– Koh Yung (Mosquito island).

– Koh Pai (Bamboo Island).

 

Nosotros visitaríamos las dos primeras, la tercera sólo son acantilados y rocas, y la cuarta solamente tiene un pequeño restaurante que abre dos veces al día.

 

Al llegar cambiamos de embarcación y nos suben en una de las barcas típicas tailandesas, llamados “botes de popa alta“.

Con esta barca llegaríamos hasta Phi Phi Leh, que es la menor de las islas principales.

En esta playa se han grabado varías películas, como pueden ser, “La Playa” de Leonardo Di Caprio, o “La isla de las cabezas cortadas”.

En 2004 la isla pasó a ser parte del Parque Nacional de las Islas Phi Phi.

Desde esta fecha la isla pasó de ser un paraíso virgen a un paraíso turístico.

Desde la barca en las paredes de las rocas se pueden observar las cuevas en las que anidan las golondrinas.

Sus nidos construidos a base de saliva son un manjar en China, cocinándolos en forma de su famosa: “sopa de nido de golondrina“.

La sopa de nido de golondrina es una sopa considerada una especialidad en la cocina china, y uno de los productos más caros.

Se disuelve en agua el nido de la golondrina y le da una textura gelatinosa.

Las golondrinas fabrican sus nidos con su propia saliva en el interior de las grutas, a unos 80 metros de altura.

Aquí, en Ko Phi Phi Don, los llamados “gitanos del mar” tienen instalados unos rústicos andamios, desde los que acceden a los nidos.

Se juegan sus vidas cada día para conseguir la tan preciada recompensa.

El viaje fue estupendo, rodeados de enormes acantilados, sobre un agua increíblemente azul turquesa.

Hicimos una parada por el camino para poder hacer snorkeling.

El agua era tan clara, que se veía todo perfectamente bajo el agua.

Precioso, una sensación inigualable.

Como curiosidad decir que el agua está más salada de lo normal… pica!

La isla tiene dos playas. Dentro de las cuales, la más conocida es la de Maya Beach.

Dicho nombre se debe a una leyenda que hay, sobre una mujer del mismo nombre, que encontró el fin de sus días en aquel lugar de manera injusta.

 

La playa fue completamente destruida por el tsunami del 2004 y por ello está llena de carteles que indican las rutas de evacuación en caso de emergencia.

Es una playa de arena blanca y aguas de color verde esmeralda.

Está catalogada entre las 10 mejores del mundo y desde luego, si el paraíso existe, creemos que debe ser algo parecido a este lugar.

 

La única pega que se le puede poner, es que siempre esta atestada de barcos y turistas. Esta bahía llegó a gozar de una amplia barrera de corales, la cual ha sido destruida por el continuo paso diario de barcos que atracan en la propia orilla.

 

La playa es espectacular, un verdadero paraíso, esto sí que es lujo asiático…

El sol pega con mucha fuerza y lo único que apetece es estar bajo esa agua tan azul…

Llega la hora de la comida, y nuestro guía (muy majete por cierto, aunque le entendíamos lo justo), empieza a preparar la comida.

Con el precio de la excursión teníamos la comida incluida.

Va el tío, y se pone a sacar envases llenos de comida y a posarlos sobre la única mesa de madera que había en la playa.

En un santiamén se preparó un buffet que no veas…

De todo, arroz, tallarines, pollo, ternera, vegetales… Hasta una sandía fresquita de postre!!!

La comida estuvo genial, comiendo tallarines en medio de la playa donde Leonardo se bañaba… jeje

Como ya hemos dicho antes, la playa está llena de señales de evacuación de Tsunamis.

Siguiendo la dirección flecha, te lleva hasta el punto más alto de la isla, donde se supone que ya estás a “salvo” del alcance de la ola.

Nosotros lo comprobamos y subimos hasta un punto de evacuación.

A la altura a la que estábamos, pondríamos la mano en el fuego, a que la ola nos pilla fijo…

No sabemos si esos puntos son demasiados fiables.

 

Después de la comida el guía nos invita a conocer la isla, y a que la crucemos de un lado a otro, por medio de una pequeña selva.

En el camino nos encontramos con estas exquisitas guindillas, que debían de picar a muerte…

Como les gusta el picante a estos Tailandeses!!

Cruzamos la isla, y el panorama no era menos bello…

El mar, y en medio, una gran isla llena de vegetación.

El trayecto de vuelta por la selva estuvo muy bien, el calor aplanaba, y como estaba tan frondosa, íbamos por la sombrita.

De vuelta a Maya Beach, otro bañito, antes de despedirnos de este paraíso inolvidable para nuestras mentes.

Montamos en el “longtail boat” y tomamos rumbo a la isla principal.

 

Vídeo Maravillosas Islas Phi Phi

Phi Phi Don es la mayor de las cuatro islas y la única habitada.

Tiene un pequeño pueblo con el nombre de Ton Sai,en donde se encuentra el puerto principal para la llegada de los grandes ferris.

La oferta hotelera es amplia, desde pequeños y económicos bungalows de madera, hasta grandes Resorts de lujo.

Diariamente hay varios servicios de ferris que conectan la isla con diferentes lugares como Krabi o Puket.

 

Desembarcamos y tomamos camino hacía el embarcadero. A la salida había mogollón de tiendas, para hacer compras.

Compramos algún souvenir, y cruzamos la isla hasta la playa del otro lado.

Muy bonita también. Allí vimos un chiringuito de playa y nos compramos el mejor bocadillo del viaje. Un bocata de atún con un montón más de ingredientes, que estaba fresquito y buenísimo por 90 Bth.!!

 

Se nos acaba el tiempo en la isla y tenemos que ir hacía el barco. Hicimos algunas fotos en un templo y compramos un coco para el camino.

Pusimos rumbo a Koh Lanta, despidiéndonos del guía y dándole una propinilla por lo bien que se había portado con nosotros.

El viaje, de 1 hora de duración, fue estupendo, lo hicimos sobre la cubierta del barco sin nadie alrededor.

Genial!!

Cuando llegamos al embarcadero, estaba esperándonos un coche para llevarnos hasta el hotel.

Llegamos casi atardeciendo, con una luz muy chula, y nos dimos un bañito en la piscina. Después una duchita y a prepararnos. Nos vamos a cenar al pueblo.

Como no teníamos como ir, el hotel está un poco apartado, alquilamos otra moto. Esta vez en el mismo hotel, 1 día por 300 Bth.

Como estábamos alojados en el hotel no se quedaron con el pasaporte.

 

Y nos pusimos rumbo al pueblo. Llegamos al famoso Mercado de Saladam, dimos una vuelta viendo los puestos, pero no vimos nada para comer, así que decidimos ir a otro lugar.

Esta isla, no tiene nada que ver con Puket. Es casi virgen. No está explotada en cuanto al turismo.

Estuvimos durante un buen rato buscando, y nada.

Al final en un puesto al lado de la carretera, compramos unas brochetas de pollo y otras de no se sabe qué, que al final no estuvieron nada mal, sabían a parrillita.

 

Después del banquete, nos vamos al hotel, que ha sido un día agotador con tanta playa, y encima nos hemos quemado!!!!

Parecemos cangrejos…

 

Hasta mañana.

 

Conclusiones del día

 

Presupuesto: 4055 Bth

Lo peor: Nos hemos quemado!!!

Lo mejor: Maya Beach

Hasta la próxima etapa de “Con un par… de maletas en Tailandia”

Anterior

Tailandia día 7: Koh Lanta
Tailandia día 7: Koh Lanta

Siguiente

Tailandia día 9: Motorizados por la isla
Tailandia día 9: Motorizados por la isla

También te puede interesar

Dubai en 1 día
Dubai en 1 día
Moscú en 2 días
Moscú en 2 días
Berlin en 3 días
Berlin en 3 días
Cracovia en 4 días
Cracovia en 4 días
Comparte si te ha gustado

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search