Tailandia día 9: Recorriendo Koh Lanta

Home / Tailandia día 9: Recorriendo Koh Lanta

CON UN PAR… DE MALETAS EN TAILANDIA

DÍA 9

KOH LANTA – BANGKOK

 

 

Hoy se acaba nuestra estancia en las islas, volvemos a Bangkok.

Nuestro vuelo no sale hasta las 19:00 h., así que tenemos medio día para a provechar e ir a ver la isla.

 

Desayunamos, pedimos un plano en recepción y nos ponemos en marcha.

La idea era hacer la isla desde el norte, hasta el sur y subir por el otro lado.

 

Esa es la vista que teníamos nada más salir del hotel. Muy curioso, unos árboles en medio del mar.

Cuando la marea estaba baja, los árboles se quedaban con la tierra al descubierto.

Nosotros estamos alojados en Koh Lanta Yai, que es la única isla de las 50 que componen Koh Lanta que está desarrollada. Las demás son islas desiertas.

Gracias a ser un Parque Nacional Marino, Koh Lanta se ha salvado de la masificación constructora y sigue siendo una isla tranquila y relajante.

Si buscamos fiesta, desde luego este no es el lugar…

 

Otra curiosidad en la isla en contraste con el resto de Tailandia es que la religión mayoritaria es la musulmana.

Con sus propias costumbres y además son muy conservadores.

Casi todas las mujeres iban con la cabeza tapada, e incluso alguna con burka…

 

El viaje, fue bueno, hacía mucho calor y en la moto, se iba estupendamente.

Cada dos por tres parábamos a hacer alguna foto o a mirar que es lo que vendían en los puestos de al lado de la carretera.

 

Paramos en un templo muy sencillo y solitario que encontramos en el camino, y estuvimos allí un ratito respirando tranquilidad. No había absolutamente nadie, ni siquiera ningún monje cuidando el templo.

Seguimos camino adelante, con unas vistas espectaculares de la costa, y por fin llegamos al punto más al sur de la isla.

Llegamos hasta donde terminaba la carretera. Allí se encontraba un hotel con una especie de bungalows, muy curiosos.

Aparcamos la moto, y decidimos bajar al bar del hotel a beber algo, ya que tiene unas vistas estupendas.

Estuvimos un buen rato, muy agusto, a la sombra, contemplando el mar.

Ya decidimos marcharnos, no teníamos demasiado tiempo que perder, ya que dentro de unas horas tenemos que coger un avión rumbo Bangkok.

Legamos donde habíamos dejada aparcada la moto, y NOOOO !!! habíamos pinchado.

 

No puede ser… estamos al final de la isla, muy lejos del hotel y en unas horas tenemos que coger un avión.

Que mala suerte… y ahora que hacemos??

No teníamos ni el número de teléfono del hotel.

Pues hay que solucionarlo rápido que el avión se nos va.

Decidimos ir a hablar con el señor del bar del hotel. Este llamó a su jefe, y como pudimos logramos explicarnos.

Como solución nos dijo que nos podía llevar al hotel con su coche y dejar allí la moto. Luego un amigo suyo en una pick-up la llevaría hasta el hotel.

Todo esto por el módico precio de 2000 Bth. no era listo el tío ni na…

No nos quedaba otra que aceptar. Así que subimos al coche, dejando la moto allí abandonada.

Llegamos al hotel, y le tuvimos que contar toda la película al personal.

Todo se solucionó enseguida, por el módico precio de 200 Bth. por arreglar el pinchazo.

Aquí mientras tengas dinero, no problem…

 

Esta fue la culpable de todos nuestros problemas de ultimísima hora.

Sí, sí es de Hello Kitty.

Al final se solucionó todo bien, e incluso llegamos con tiempo más que de sobra al hotel.

Decidimos darnos un último bañito en la piscina y comernos un par de hamburguesas viendo el mar.

 

Hicimos el checkout y enseguida llegó la minivan que nos llevaría al aeropuerto de Krabi.

El viaje no fue muy bueno, íbamos como sardinas en lata, y con un calor…

Así cruzamos de vuelta una isla, un ferry, otra isla, otro ferry, hasta llegar a tierra firme.

Después de casi dos horas más de camino, llegamos al aeropuerto.

 

Nuestro vuelo de la compañía Air Asia, tenía salida a las 19:10 h.

Todo OK, salida y llegada a Bangkok a las 20:30 h.

 

Cogemos un taxi prepagado en el aeropuerto (400 Bth.), y le pedimos que nos lleve a nuestro nuevo hotel.

Esta vez sería en un barrio distinto de la vez anterior que estuvimos en Bangkok.

Le costó un poquito encontrar el hotel, estaba en un callejón donde no se veía mucho. Pero al final llegamos, hicimos el checkin y nos instalamos en la habitación.

Como no habíamos cenado, bajamos a la calle, que estaba llena de puestos de ropa y de comida. Y nos comimos en un puesto unas brochetas de pollo y de sepia. Muy ricas. En Tailandia no hay problemas en comer de los puestos de la calle. Lo único que hay que asegurarse que todo esté cocinado.

Una vueltita para bajar la cena, y a la piltra.

Estamos agotados ya, a estas alturas del viaje…

 

Conclusiones del día

 

Presupuesto: 3510 Bth

Lo peor: La avería de la moto

Lo mejor: El último bañito en la piscina

Hasta la próxima etapa de “Con un par… de maletas en Tailandia”

Anterior

Tailandia día 8: Las maravillosas Islas Phi Phi
Tailandia día 8: Las maravillosas Islas Phi Phi

Siguiente

Tailandia día 10: Los grandes templos de Bangkok
Tailandia día 10: Los grandes templos de Bangkok

También te puede interesar

Dubai en 1 día
Dubai en 1 día
Moscú en 2 días
Moscú en 2 días
Berlin en 3 días
Berlin en 3 días
Cracovia en 4 días
Cracovia en 4 días
Comparte si te ha gustado

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search