Egipto día 13: Pirámides de Giza, Necrópolis de Saqqara, Bazar Khan El Khalili

Home / Egipto día 13: Pirámides de Giza, Necrópolis de Saqqara, Bazar Khan El Khalili

CON UN PAR… DE MALETAS EN EGIPTO

DÍA 13

LAS PIRÁMIDES DE GIZA – NECRÓPOLIS DE SAQQARA – BAZAR KHAN EL KHALILI

 

 

 

Nos levantamos y nos ponemos en marcha, un bus nos llevará a conocer las Pirámides de Giza, una de las 7 maravillas del mundo, y la Gran Esfinge, mitad cabeza de faraón y mitad cuerpo de león.

Esta visita la tenemos incluida en el precio del paquete que contratamos, si no, hay opción de contratarla como visita opcional en destino.

Llegamos más que ilusionados a la gran Necrópolis, y allí están!!!tan grandes, tan imponentes, esta es una de las visitas más esperadas por nuestra parte en el viaje a Egipto.


La más grande de todas es la de Keops, después la de Kefrén y por último la de Micerino.

Cada una de ellas tiene una peculiaridad, la de Keops, es una de las siete maravillas del mundo, la de Kefrén, tiene a la Esfinge que la custodia y la de Micerino, es la más pequeñita pero es totalmente perfecta.

En 1979 la Necrópolis fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es considerada como uno de los sitios del mundo que más historia y enigmas guarda.

Una de las cosas que nos llamó poderosamente la atención nada más bajar del bus, es ver policías patrullando las pirámides a lomos de dromedarios!!!

Nos acercamos hasta las pirámides y son de un tamaña descomunal!!!

Las piedras que la forman miden por lo menos 1 metros de altura cada una, y su procedencia es desconocida.

Allí en medio del desierto, la habilidad para construirlas debió de ser increíble.

Tenemos la entrada incluida en la Pirámide de Kefrén (la mediana).

Nos contó el guía, que para entrar a la Pirámide de Keops, había que madrugar mucho para conseguir las entradas, ya que solo permiten acceder a un número de personas limitadas al día.

Por lo visto, por dentro son iguales, así que entrando en la de Kefrén, ya te haces una idea de como es por dentro la grande.

 

Y  la verdad es que por dentro hay poca cosa, pasillos oscuros y muy estrechos llenos de gente, con una humedad extrema y un olor a humanidad… por momentos deseábamos llegar al final y dar la vuelta cuanto antes…

Llegamos al final del recorrido en la Cámara Mortuoria, lugar donde se situaba el sarcófago del faraón.

 

La visita es un poco agobiante, abstenerse claustrofóbicos, pero lo que realmente impresiona es pensar dónde estamos, quién recorrió estos angostos pasillos, dioses, oro, lujos…

 

Lamentablemente, no se puede entrar a la pirámide con cámara de fotos ni de vídeo, tampoco con mochila.

Damos una última vuelta por el lugar contemplando las grandiosas pirámides y sacando las fotos pertinentes.

Ponemos rumbo a la Gran Esfinge, como hemos dicho antes con cuerpo de león y cabeza humana.

Este extraño ser híbrido con una altura de unos 20 metros y una longitud de 57 metros es uno de los más llamativos y conocidos del arte egipcio.

Está tallada en la roca, aprovechando un montículo que existía sobre una planicie y profundizando en los laterales de la estatua a modo de foso.

En épocas antiguas estaba pintada en colores vivos: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules.

 

Majestuosa e intimidatoria, la Gran Esfinge parece vigilar y defender el complejo fúnebre de Giza.

Su ubicación delante de la Pirámide de Kefrén y su evidente parecido físico con otras estatuas del Rey Kefrén, nos indican que fue él quien ordenó su construcción.

La verdad, que es que si solo has visto las pirámides y la esfinge en fotografías, no te puedes hacer ni una idea, de las tremendas dimensiones que tienen y lo que impresionan!!!

 

Nos despedimos del grupo y nos vamos con otra pareja a conocer la ciudad un poco más por “libre”.

Negociamos un “precio justo” con un “taxista pirata” (que no era taxista ni nada…) que nos llevará a los siguientes destinos del día.

 

La primera parada es para ver una panorámica de la Necrópolis de Giza. Preciosa, la verdad, desde lejos se veían majestuosas las 3 pirámides sobre la verde vegetación.

Después de las pertinentes fotos, seguimos camino y ponemos rumbo a la Necrópolis de Saqquara, a unos 17 km de Guiza.

En la Necrópolis de Saqqara se encuentra la Pirámide escalonada de Zoser, que sirvió de modelo para la construcción  las Pirámides de Guiza y de las restantes pirámides egipcias.

Sirvió como tumba para el faraón Zoser de la III en el año 2650 a.C., convirtiéndose en la primera tumba monumental real.

Tiene dicha forma para que el alma del faraón pueda escalar hacia los cielos para encontrarse con los dioses creadores.

La cámara funeraria del faraón Zoser está en el centro de la pirámide, a 28 metros de profundidad y fue cerrada con un enorme bloque de granito de 3 toneladas y media.

En el año 1932 se encontraron pequeños restos de una momia.

Además de la importantísima Pirámide de Saqquara, por toda la necrópolis se encuentran restos de complejos funerarios y tumbas nobles.

Además de ver la pirámide, recorremos todo el complejo funerario de Zoser, que cuenta con multitud de pasillos, salas, grabados, columnas…

Esta necrópolis, sin duda es menos imponente que la de Guiza, pero creemos que vale la pena visitarla, por su importancia histórica siendo la pirámide más antigua de Egipto.

Además, es mucho menos turística, cosa que se agradece…

 

Ya siendo más de mediodía y con un sol implacable, ponemos rumbo al último destino del día, el archiconocido Bazar Khan el Khalili.

Lo primero que hacemos es una comida-merienda-cena, que ya casi es de noche y no hemos probado bocado.

Nos sentamos en un restaurante de la plaza, comemos y nos fumamos unas shishas viendo el ambiente… y mira que había ambiente!!!

Tras reponer fuerzas, nos disponemos a recorrer las cientos de tiendas que componen el Bazar el Khalili, dispuestas en calles muy estrechas y laberínticas. Llenas de gente, pero llenas!! hasta el punto de no poder dar ni un paso.

Este bazar es uno de los más grandes del mundo y podemos encontrar gran variedad de artículos como, oro, alfombras, joyas, perfumes, cosméticos, artesanías, ropa…

 

Pero el regateo, es demasiado duro… aunque necesario, ya que es la clave de las compras… ay, que poco nos gusta esto… ;-(

Hay vendedores muy agobiantes y pueden llegar a ser demasiado insistentes, lo que hace huir al posible comprador, como es nuestro caso…

Nos advirtieron que no comprásemos papiros en el bazar, ya que la mayoría son falsos.

 

Y ya agotados de tanto regateo y un poco mareados por la multitud de gente, decidimos poner punto y final al día.

Cogemos un taxi que nos llevará hasta el hotel y a descansar.

 

 

Conclusiones del día

 

Lo peor: Lo que hay que pelear con los vendedores del bazar.

Lo mejor: Las dos necrópolis, tanto la de Guiza, como la de Saqqara.

Hasta la próxima etapa de “Con un par… de maletas en Egipto”

anterior

Egipto día 12: Luz, sonido y pirámides
Egipto día 12: Luz, sonido y pirámides

siguiente

Egipto día 14: El Cairo, museo y mezquita
Egipto día 14: El Cairo, museo y mezquita

También te puede interesar

Dubai en 1 día
Dubai en 1 día
Moscú en 2 días
Moscú en 2 días
Berlin en 3 días
Berlin en 3 días
Cracovia en 4 días
Cracovia en 4 días
Comparte si te ha gustado

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search