Tailandia día 3: Chiang Mai, Doi Suthep

Home / Tailandia día 3: Chiang Mai, Doi Suthep

CON UN PAR… DE MALETAS EN TAILANDIA

DÍA 3

CHIANG MAI – DOI SUTHEP

 

 

Nos levantamos a las 7, una duchita y a desayunar.

El desayuno se sirve en la azotea del hotel. Comemos algo rápido, y nos vamos que ya está el taxista esperándonos en recepción.

 

Lo primero que vamos a visitar hoy es el Campo de Elefantes Maesa.

Este es el campo de elefantes más grande de toda Asia. Hoy en día hay como 60 elefantes viviendo en este campamento.

Cuando un elefante nuevo llega a este campo, se vincula directamente a un aldeano de la zona, quedando este contratado por la empresa durante toda la vida del elefante.

La vida media de estos elefantes es de 80 años, y comen 150 kilos de forraje al día!!!
Miden unos 3 metros de alto y 6 de largo, y su peso puede llegar hasta las 5 Toneladas.

Se encuentra como a media hora de Chiang Mai..

La entrada al parque y paseo en elefante hasta el poblado de las mujeres jirafa nos costó 1500 Bht. por persona.

Repartidos por todo el parque, hay unos puestos donde venden bananas y caña de azúcar, para dar de comer a los elefantes.

Damos fe de que les encantan esos dulces!!!

Los elefantes asiáticos no son iguales que los Africanos, tienen notables diferencias:

El lomo del elefante está arqueado hacia arriba(en el caso de los africanos lo tienen arqueado hacía abajo), poseen cuatro dedos en las patas traseras (los africanos sólo tres), sólo tienen un labio (los africanos dos) y las orejas son mucho más pequeñas

 

Les damos un poquito de comer y enseguida se marchan todos al río, es la hora del baño.

Hace un calor sofocante, y se nota que les gusta muchísimo el baño. Se lo pasan en grande!!!

Los elefantes, más pequeños (al nacer ya pesan 100 kg…) hasta bucean!!!! que majos..

Vídeo Elefantes Maesa Camp

Después del baño, nos llevan hasta una amplia explanada llena de gradas, y tomamos asiento.

Empieza el espectáculo!!!

Salen los elefantes y empiezan a hacer toda una serie movimientos ensayados una y otra vez…

Se hacen el muerto, dan vueltas a su trompa en círculos, giran hula-hops y sobre todo, son buenos deportistas.

Juegan a fútbol, a baloncesto… e incluso se atreven a jugar una partida a dardos contra un espectador, que por supuesto que ganó el elefante.. jeje

Y ya para terminar, nos sorprenden pintando unos cuadros. Pero no eran cuatro rayas… era una flor, un bonsai, un paisaje…

Es una maravilla ver, la destreza que tienen, para coger con tanto cuidado el pincel y hacer justo la forma que desean.

Nos quedamos alucinados al ver el resultado final de los dibujos.

Vídeos Elefantes

Esto es un no parar, nada más terminar el espectáculo nos están esperando para dar un paseo en elefante.

Nos montamos de dos en dos, y nos llevan por el medio de la selva, cuesta arriba, cuesta abajo… a veces el elefante se entretenía comiendo hierbas y el guía se enfadaba.

Así durante 1 hora, selva a través.

Al final llegamos a un poblado y bajamos del elefante. Le dimos una propinilla al guía y fuimos a verlo.

Aquí viven las mujeres Padaung o mujeres de cuello de Jirafa.

Son una tribu, proveniente de Birmania, que por conflictos con el régimen militar, se exiliaron a Tailandia.

Las mujeres desde la edad de 5 años, se ponen un collar de latón en espiral alrededor del cuello.

Este collar va presionando poco a poco las clavículas hacía abajo, haciendo que el cuello parezca más largo.

A medida que pasan los años le van dando más vueltas al latón.

La verdad es que verlo en directo, impresiona bastante. Esos collares pesan una barbaridad.

Me puse uno de pega, preparado para que los turistas se saquen la foto, que sólo era la mitad del collar, y pesaba muchísimo. Los que llevan ellas pesan el doble!!!

Nuestra impresión no fue del todo buena, vaya vida…

Vídeo Poblado Mujeres Jirafa

A la salida del poblado estaba nuestro taxista esperándonos con dos botellitas de agua fresquitas.

 

La siguiente visita sería al Tiger Kingdon, que es una nueva atracción en Chiang Mai.

Se trata de un lugar turístico que te permite estar en contacto, acariciar y ver de cerca durante unos minutos a los increíbles tigres.

Los tigres están perfectamente cuidados, disponen de un profesional equipo de veterinarios, son cuidados y se crían allí en cautividad.

Durante el día y con el calor los tigres tienen muy poca actividad, por lo que es seguro interactuar con ellos.

Dependiendo de lo valiente que se sea, puedes pasar un rato con Tigres muy grandes, con medianos, con cachorros o con recién nacidos.

El precio cambia según el tamaño de los tigres pero es alrededor de 600 Bahts (unos 15 Euros por persona) de media.

 

A la entrada eliges con que tigres quieres estar. Hay varias edades para elegir. Nosotros elegimos los Smallers, que eran los más pequeños, de apenas unos meses.

Eran monísimos, como gatitos, súper suaves y con unas patas preciosas ohhh que bonitossssss!!!

Estos son los más solicitados y por supuesto los más caros, cuestan 5200 Bth. por persona.

Después de hacer una visita a los bebés, nos vamos a ver a sus padres. Esto ya es más serio, es un animal que nos duplica en tamaño y nos cuadriplica en peso.

El precio de la entrada es de 320 Bth. por persona.

Antes de entrar te dan unas instrucciones básicas.

No mirarles a los ojos, no llevar joyas y lo más importante, con un gesto del cuidador hay que alejarse, pero sin movimientos bruscos.

Una vez dentro te colocan al lado del tigre y primero te arrimas, le tocas un poquito, vas cogiendo confianza hasta que te tumbas encima de él, ufff!!

Y entonces el gesto del cuidador, y subidón… le damos un poquito de espacio y vuelta a la carga…

Después de unos 10 minutos de pura adrenalina, hay que salir.

Da pena, ya nos habíamos hecho colegitas… jejeje.

Nos quedamos a comer en el mismo restaurante del Tiger Kingdom. Comida tipo buffet. Muy rico, todo con un sabor muy thailandes…. Nos costó 400 Bth.

 

De aquí nos marchamos a conocer el Wat Doi Suthep, con nuestro súper taxi, con súper aire!!!

 

El Wat Doi Suthep es el templo más famoso del Chiang Mai, situado en una colina al noroeste de la ciudad,  se construyó en 1383, sobre la montaña que tiene el mismo nombre.

Sus constructores eligieron el sitio colocando una reliquia de Buda en la parte trasera de un elefante y dejándole andar libre. Llegó a un lugar en donde hizo sonar la trompa e hizo un círculo antes de acostarse.
Esto fue considerado como signo de un lugar propicio para construir el templo.

Se encuentra aproximadamente a 15km de Chiang Mai y la entrada cuesta 50 Bth. por persona, tranvía incluido.

Desde el aparcamiento, hay dos formas de subir, mediante un tranvía o a pie, 309 escalones!!!

Optamos por subir en el tranvía y bajar los escalones 😉

 

El templo tiene un montón de curiosidades y recovecos para descubrir, lleno de Budas y figuras a cada cual más bonita.

Es precioso, mega-dorado. Hacía un día de intenso sol que al reflejar en el Chedi del templo, era una pasada, deslumbraba y todo!!!

Desde la montaña hay unas vistas impresionantes de la ciudad de Chiang Mai.

Como curiosidad decir, que un monje budista con colocó una pulsera de algodón trenzada en la muñeca. Se supone que no te la puedes quitar hasta que no se rompa.

 

Ya casi se estaba poniendo el sol, la estampa era preciosa.

Decidimos marcharnos, nos estaba esperando el taxista, para llevarnos ya al hotel.

Bajamos por las escaleras. Tienen la curiosidad de que, desde arriba hasta abajo, el pasamanos es un dragón de piedra.

Vídeo Wat Doi Suthep

Llegamos al taxi, y emprendemos camino hacía el hotel.

La verdad es que la idea del taxi, ha sido estupenda, hemos visto un montón de cosas en poco tiempo, y con poquísimo esfuerzo.

Le pagamos lo acordado y una propinilla por las aguas fresquitas, en el momento más indicado y nos despedimos dejándole escrita una dedicatoria en su cuaderno.

 

De aquí a la habitación, estamos rotos, ha sido un día más que intenso. Nos pegamos una buena ducha reparadora, y nos preparamos para salir a cenar algo.

Vamos a ir a la zona del Nigth Bazar, que hemos leído que se come muy bien.

Este mercado es súper animado, enorme, con miles y miles de imitaciones, de todas las clases.

En la plaza central hay un montón de restaurantes donde poder cenar.

Nos decidimos por uno en el que el marisco era su especialidad.

Cenamos un Pato Pekin, unas gambas gigantes (que no sabían a nada, el marisco no tiene el mismo sabor que en España) y unos tallarines por 900 Bth. Todo esto regado un unas shingas tamaño Maxi 😉

La verdad es que nos pegamos un buen homenaje.

 

Para bajar la pedazo de cena, nos vamos a dar una vuelta por el mercado, y a ver si cae algo de paso.

Y algo cayó…un bolso de viaje Tous 1200 Bth, 2 camisetas Custo 600 Bth …

 

Ya rotos por el cansancio nos vamos a hotel y caemos rendidos en la camita.

Hasta mañana!!!.

 

Conclusiones del día

 

Presupuesto: 11680 Bth

Lo peor: El calooooooooor

Lo mejor: Los tigres pequeñitos, eran como de juguete!!!

Hasta la próxima etapa de “Con un par… de maletas en Tailandia”

Anterior

Tailandia día 2: Chiang Mai, Combate de Muay Thai
Tailandia día 2: Chiang Mai, Combate de Muay Thai

Siguiente

Tailandia día 4: Chiang Mai, Templos y más templos
Tailandia día 4: Chiang Mai, Templos y más templos

También te puede interesar

Dubai en 1 día
Dubai en 1 día
Moscú en 2 días
Moscú en 2 días
Berlin en 3 días
Berlin en 3 días
Cracovia en 4 días
Cracovia en 4 días
Comparte si te ha gustado

Leave a Comment

Contact Us

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search